lunes, octubre 05, 2015

Te dejo en libertad

Te dejo en libertad,
no preguntes porque,
porque si te lo explico
corro el riesgo de caer
en la tentación de olvidar
las cosas que no debo olvidar.


Soy tan vulnerable a ti,
tienes ese don de hacerme caer
en el infierno de tus ojos,
tienes esa facilidad de convencerme
en volver a probar del veneno de tus labios;
corro el riesgo de volver a naufragar
en el océano de tu cuerpo.


Te dejo en libertad
para que surques tu cielo,
para que vueles como esas golondrinas
que van de estación a estación
buscando primaveras.


Yo me quedaré aquí
besando mi soledad,
abrazado a este otoño,
desojando una a una mis tristezas.
Me quedaré aquí
haciendo compañía 
a esas tardes nostálgicas
que se consuelan pintando
de color su cielo.


Esconderé mis tristezas
detrás de las sombras
que deja el ocaso al descansar,
sepultaré mi dolor en las entrañas
de la noche, esperando
que un amanecer me regale
una gota de rocío que me haga retoñar.



( por )
Mateo Hernández