sábado, marzo 04, 2006

Vanidad

El orgullo de los pequeños es hablar siempre de sí mismos.

 

Voltaire