martes, febrero 14, 2006

América, siempre América.

Cómo siempre, éste equipo de fútbol mexicano, el de mayores recursos, está en el ojo del huracán, nuevamente en la polémica. Viendo el día de ayer la TV me encuentro con algo que no me sorprendió tanto, dado que era el rumor generalizado en torno al tema, pero que sin embargo ayer se comprobó: El técnico del América no es más que un títere de Manuel Lapuente, quien dirige el equipo vía una diadema de radiocomunicación mientras que el técnico Aguado se limita a seguir sus órdenes. Esto se comprobó gracias a una grabación de técnicos de TV Azteca (que sobra decir siempre están a la caza de lo que haga América y Televisa en general), los cuales deben reconocer que una buena parte de su rating se lo deben exactamente a éste equipo que tanto critican, pero el punto es que da pena ajena, da lástima que los directivos del equipo más conocido de México hagan estas tarugadas, porque hacen ver mal al entrenador, mal a su directiva y mal a la organización en general, con esa diadema Lapuente no solo maneja a un DT sino maneja a toda una empresa, ya que permiten que él dirija desde la comodidad del palco mientras tiene a un títere bien pagado obedeciendo sus órdenes a raz de cancha, vergonzoso, pero la directiva mejor debería bajar a Lapuente a dirigir y quitarse de tonterías, porque a mi manera de ver América requiere un técnico de carácter y personalidad, dado no solo su historia y tradición, sino por las características de los jugadores que suele enrolar, que se sienten estrellitas y recurren a pataletas para conseguir lo que desean, ¿que puede conseguir un técnico manejado descaradamente desde el palco?. Mínimo antes lo llamaban previo al juego y le decían como armar su oncena, pero ahora pueden cambiarle la jugada en cualquier momento y ante la vista de su afición, críticos y jugadores. Vergonzoso, es la palabra.